Ayuntamiento de MOTRIL
email facebook twitter
Contador de Deuda Municipal
Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo
31
01
02
03
04
05
06
07
08
09
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
01
02
03
04

URBANISMO

URBANISMO, MEDIO AMBIENTE Y AGRICULTURA
DIRECCIÓN

Plaza de España, 1 2ª planta
18600 - Motril (Granada)

E-MAIL

tramitacion@motril.es

HORARIO

9:00 a 13:00 de lunes a viernes

TELÉFONO

958 83 83 61

FAX

958 83 83 65

Torrenueva

Al hablar de Torrenueva conviene recordar que nos estamos refiriendo al único anejo de población del término municipal que tiene cierto grado de autogobierno, extensión territorial propia y una estructura administrativa organizada en torno a una Entidad Local Menor. El territorio de Torrenueva, que según la división establecida en el capítulo dedicado al “Turismo” de la Información Urbanística, abarca porciones de varias unidades ambientales: la playa de Torrenueva y parte de las Azucenas, el espacio singular del cabo de Sacratif, parte del monte bajo y la zona meridional del llano del Puntalón; es, en general, accidentado, pues tan sólo la zona más occidental, cercana a la rambla del Puntalón, y la superficie sobre la que se asienta el núcleo urbano -una hoya confinada entre el mar y la ladera del Maraute- presentan una superficie llana. Con estas condiciones, la actividad agrícola, de gran peso en la economía local, tanto la cultivada al aire libre como la producida bajo invernadero, ha provocado, con la expansión acaecida en los últimos años, un importante impacto en los perfiles topográficos originales del territorio.

 

Estructura Funcional

Desde una óptica urbana, Torrenueva es un núcleo que, en la actualidad y de forma general, se puede definir en varios órdenes como “lineal”: lineal en el orden geográfico, pues el territorio de fácil ocupación para la edificación, la superficie llana, es una franja de algo más de un kilómetro de largo por 150 metros de ancho orientada en dirección sureste-noroeste que se extiende desde el extremo occidental del Maraute –donde se encuentra ubicado el cementerio- hasta el peñón de Jolúcar; lineal en el orden urbano, pues el núcleo se estructura en base a una vía principal, la travesía de la carretera N-340, que hiende este territorio según su eje longitudinal dividiéndolo en dos franjas: la norte, entre la carretera y la ladera sur del Maraute, y la sur, entre el borde litoral y la carretera, ambas de apenas unos 75 metros de ancho, y que organiza, en base a ella, la trama urbana y; lineal en el orden residencial, pues la coincidencia de la dirección del frente litoral con la de la carretera hace que un importante porcentaje de la vivienda existente -la de mayor altura- esté orientada según esta dirección y los frentes de fachada surjan hacia suroeste y nordeste.

 

Áreas Homogéneas

Debido a su génesis y a sus características tipológicas y morfológicas, en Torrenueva, se distinguen cinco áreas homogéneas: el Casco Antiguo, situado al sur del barrio de la Cañada, al pie del cementerio, entre la carretera N-340, la playa, la rambla de Villanueva y la iglesia de Nuestra Señora del Carmen, se caracteriza por una trama urbana sin jerarquía, intrincada, con sólo dos límites definidos, el norte y el sur, si bien éste último se produce en forma de diente de sierra, por un interior de desarrollo “magmático”: caótico y con existencia de calles en fondo de saco, donde el eje sureste-nordeste de la calle Real -ya mencionado- adquiere un fuerte predominio apoyándose sobre él unas manzanas con forma alargada, y presenta una importante ausencia de espacios libres con la excepción de la plaza de San Juan de la Cruz y el frente de playa –si bien éste carece de paseo marítimo por imposibilidad física-, y una edificación entre medianeras de poca altura, B+1 ó B+2, plurifamiliar en general, aunque unifamiliar en una importante proporción, salvo el frente a la carretera, de posterior renovación, que presenta una altura de B+3 con tipos exclusivamente plurifamiliares; el barrio de las Salinas-Maraute, situado entre la N-340 y la ladera sur del Maraute, se caracteriza por presentar una trama urbana ordenada con ausencia de espacios libres salvo en intervenciones de factura reciente, con calles de escasa anchura y, con el límite sur definido aunque el norte inacabado, lo que hace que la mayor parte de las calles no tengan más entrada y salida que la carretera, por una orientación según el eje suroeste-nordeste de las manzanas y, por una altura habitual de B+1 y B+2 en la edificación que a la N-340 presenta un frente habitual de B+3 que en ocasiones llega a B+4, y por un buen equilibrio entre la vivienda unifamiliar y plurifamiliar; el Casco Nuevo, situado a levante del Casco Viejo, entre la carretera N-340, la playa y la elevación del peñón de Jolúcar, producto de un desarrollismo de mala calidad, está caracterizado por presentar una trama urbana en la que se evidencia el resultado de un planeamiento sin rigor, donde si bien existe la búsqueda de una orientación suroeste-nordeste del viario frente a la sureste-noroeste para dotar los frentes de fachada de mejor soleamiento, existen errores tan flagrantes como la sección de las vías, de ancho escaso y altura excesiva y, la profusión de calles en fondo de saco que crean manzanas de gran tamaño y elevada densidad que dificultan la accesibilidad al interior del núcleo y saturan la travesía de la N-340, y por su heterogeneidad, pues morfológicamente existe una gran variedad: si bien en el tramo de poniente, asociado a la calle Real, se da una bipolaridad entre las unidades residenciales volcadas al frente de la playa y las volcadas hacia la carretera, con gran densidad de viviendas de tipo plurifamiliar y alturas que oscilan desde B+1 hasta B+6, el tramo central se caracteriza por desarrollar las unidades residenciales de forma continua entre el paseo marítimo y la carretera, sin calle intermedia, aunque con un resultado más permeable debido a la existencia de patios, y con la presencia de conjuntos de uso unifamiliar y altura más baja: B+1, B+2 y B+4 y, el tramo de levante, que aun manteniendo el desarrollo continuo y utilizando la manzana abierta -de gran tamaño- y el bloque aislado como tipos edificatorios, se distingue por una trama de calles estrecha y unas alturas que en general no superan el B+5, siendo el B+4 la más habitual; el barrio de Acapulco, situado en el extremo occidental del núcleo, en la margen derecha de la rambla de Villamena y al sur de la N-340, caracterizado por un desorden total de la trama viaria salvo en su relación con el litoral y la carretera y en los anchos de las calles, y por la potencia que representa como apuesta por la edificación en bloque aislado de gran altura -que ya en una fase de ampliación posterior ha matizado su impacto, pasando del B+11 que tenía la urbanización primitiva y el B+13 de la urbanización del Pilar al B+4 de las últimas construcciones-, y por último; el barrio de la Cañada, ubicado bajo la ladera oeste del Maraute, en la zona del mirador de la Bahía en torno al bloque aislado “la Cañada” y que -con la excepción de dicho bloque- se caracteriza por una trama urbana de desarrollo en ladera, con calles serpenteantes en pendiente que van adquiriendo cota paulatinamente hasta llegar al cementerio como punto culminante, y por una edificación que se asienta sobre el terreno en paratas con un desarrollo tipológico unifamiliar: pareadas en la zona inferior y adosadas en la superior.

 

Equipamientos y Espacio Público

Como complemento a este análisis urbano, hay que hacer referencia a los equipamientos que presenta el núcleo, que son: la iglesia Nuestra Señora del Carmen, el consultorio médico, el centro de día para mayores y la ludoteca municipal, situados en el Casco Antiguo; la oficina administrativa de la Entidad Local y las instalaciones deportivas (privadas) de la urbanización Maraute, en el barrio de las Salinas; el mercado y las instalaciones deportivas (privadas) de la urbanización Batel, en el Casco Nuevo; el colegio Pío XII, el campo de fútbol y las instalaciones deportivas (privadas) de la urbanización Acapulco, en el barrio de Acapulco y; el cementerio, en el barrio de la Cañada; que dibujan un esquema de equipamientos –incluyendo los privados- escaso, pero repartido a lo largo de todo el núcleo, con una leve concentración en torno al Casco Antiguo. Como se ha recogido en el Estudio de Tráfico de la Información Urbanística, las plazas de aparcamiento están garantizadas la mayor parte del año, pues aunque con diferencias entre los distintos barrios, existe una dotación de 2.150 plazas en vía pública para satisfacer una demanda de 542 viviendas, mientras que en temporada estival existe un grave problema, ya que si bien se cuenta con un total de 3.323 plazas, -2.150 en vía pública y 1.173 en interior-, se tiene un total de 4.180 viviendas ocupadas. En lo referente a las infraestructuras, la pavimentación se encuentra en estado aceptable salvo los márgenes de la carretera N-340 cuyo estado es muy deficiente; las redes de abastecimiento y saneamiento de agua se encuentran en buen estado; y la red eléctrica no presenta problemas.

 

Problemática Urbana

Problemática Actual

Una vez caracterizado el perfil urbano se señala la dinámica poblacional como segundo elemento del esquema definitorio de los problemas y necesidades del núcleo. En primer lugar, es importante destacar el peso que sobre esta localidad, sobre todo en temporada estival y durante los fines de semana, tiene el parque real de viviendas frente al de primera ocupación –como ya se ha indicado al hablar de las plazas de aparcamiento-, pues si bien existen del orden de 542 viviendas principales, el total asciende a 4.180, es decir, que en aquellos momentos en que estén todas ocupadas, la población se debe multiplicar por siete. En segundo lugar, y en un orden estrictamente demográfico, cabe destacar que en los últimos cuatro años, Torrenueva ha experimentado un crecimiento absoluto de 113 habitantes, pasando de 1.820 personas en 1.996 a 1.933 personas en 2.000, lo que representa una variación de población para el citado periodo del 7’40%, y una tasa anual de crecimiento para estos años del 1’50% que supone, descontando los porcentajes presentados por la Garnatilla, los índices de crecimiento demográfico más altos entre todos los núcleos urbanos del término, Motril incluido. Este crecimiento se ha traducido en la construcción de 69 viviendas por año para el periodo 1.992-2.000, lo que ha supuesto superar las 52 viviendas anuales que se registran como media para un periodo más largo, 1.980-2.000. Crecimiento importante, pues sitúa a Torrenueva como el segundo núcleo en número de viviendas construcción anuales, detrás de Motril. Por último, hay que indicar que esta descripción se corresponde con una población madura y regresiva en la que predominan los varones, 51’69%, frente a las mujeres, 48’31%.

 

Necesidades Futuras

Una vez determinada la realidad social y urbana se valoran los problemas presentes y las necesidades futuras. Como problemática actual hay que señalar: la regresión del frente litoral que ha producido una disminución en la superficie de la playa junto con la degradación de sus características como atractivo turístico; la regresión de la vecina playa de las Azucenas, junto con una degradación de sus condiciones ambientales que hace que, de momento, sea difícil la ampliación hacia ella de la zona de baño; la degradación del paisaje natural de los alrededores del núcleo urbano: ladera de Maraute, peñón de Jolúcar y cabo de Sacratif, con la aparición de un paisaje abandonado por la mano del hombre –salvo donde se implantan invernaderos- y no regenerable por la naturaleza, dando lugar a fenómenos erosivos; la ausencia de elementos que, en los límites nordeste y sureste, articulen la relación entre el final del núcleo urbano y el inicio del suelo rústico; el colapso que sufre la travesía de la N-340 a su paso por la localidad al tener que convivir sobre esta vía, inmersa en la trama urbana, el tráfico de paso de la nacional con el tráfico interior del núcleo –que inevitablemente la necesita como calle de distribución- y con la necesidad que, de plazas de aparcamiento, existe en verano; la degradación del paisaje urbano en general, con especial incidencia en el estado de descuido y abandono de las construcciones, la agresividad de la sección de las calles, la ausencia de perspectivas urbanas y elementos de interés y, la masificación a que está sometida la playa; la baja calidad de la oferta turística por la falta de equipamiento, en especial, equipamiento de temporada. Y como necesidades futuras: suelo agrícola para expansión del cultivo; suelo urbanizable para desarrollar un número de viviendas similar al construido en los últimos ocho años, alrededor de setecientas cincuenta, con sus correspondientes equipamientos; y suelo para equipamientos públicos, en especial: deportivos, campo de fútbol de mayor tamaño, mediateca, ludoteca, biblioteca y centros polivalentes social-cultural. De entre todos ellos cabe destacar que son la travesía de la N-340 que provoca el esquema “lineal” -ya mencionado- de vía única y la carencia de todo tipo de equipamientos –aparcamientos incluidos- los problemas que más lastran el desarrollo urbano del núcleo.

 

Objetivos

Con esta caracterización, los objetivos a conseguir son:

-Con carácter prioritario, la inversión del esquema “lineal”, por uno de “peine” generado a partir del trazado de una variante exterior como alternativa a la travesía interna que segmente Torrenueva en tantos bucles de circulación como sea posible, de forma que los recorridos para residentes pasen a realizarse en una dirección perpendicular a la actual, por cada una de las “púas” de dicho peine.

-El apoyo para dicha estructura funcional de suelo para aparcamientos situados en las inmediaciones de estos nuevos accesos, pero cercanos a la estructura de equipamientos. Y en segundo lugar:

-La ampliación, consolidación y regeneración de la playa de Torrenueva como espacio de esparcimiento de la población tanto en verano como durante el resto del año.

-El saneamiento, regeneración y consolidación de la playa hacia las Azucenas como creación de oferta residencial de baja densidad abierta al mar y de la zona habitual de baño de la población.

-La regeneración de la ladera suroeste del Maraute mediante la implantación sobre la misma de usos urbanos.

-La separación efectiva de los usos residenciales de las superficies agrícolas invernadas.

-La liberación de tráfico de paso, y en la medida de lo posible, de recorridos longitudinales a través de la travesía de la N-340 que permitan su recuperación como bulevar urbano y espacio de ocio.

-La corrección, en la medida de lo posible, de los problemas de la estructura urbana, como calles en fondo de saco, alturas excesivas en la edificación... y el establecimiento de un sistema de espacios libres que garantice, en futuras ampliaciones, mejores condiciones para la trama viaria.

-La obtención de equipamientos en suelo urbano que mejoren la situación actual.

-La clasificación como suelo urbanizable de usos residencial y hotelero de una superficie que dé respuesta tanto a las necesidad de expansión física del núcleo como a la aspiración de mejora del paisaje urbano y permita costear los equipamientos largamente demandados para un desarrollo equilibrado.

 

El Modelo de Ciudad

Con la enumeración de estos objetivos, el modelo de ciudad apunta hacia un importante cambio en el aspecto funcional. El actual modelo de ciudad lineal, cuyo funcionamiento se ha puesto en crisis, pasa a ser sustituido por el modelo de ciudad en peine con el fin sacar todo el tráfico de paso fuera del núcleo y emprender una transformación de envergadura en la principal calle de Torrenueva que cambiará su imagen global.

 

Propuestas

Ordenación

Este nuevo modelo, se materializa a través de las siguientes propuestas: trazado de una variante a Torrenueva (S.G. TOR-V1) por la ladera sur del Maraute desde el cabo de Sacratif hasta el límite entre el suelo urbanizable (S.U.S. TOR-1) y el parque arqueológico (S.G. TOR-EL1) y por la ladera norte desde dicho límite hasta la entrada desde Motril; trazado de calle entre la actual travesía y la variante propuesta de forma que recoja y ordene el tráfico procedente de, y rumbo a la variante, distribuyéndolo en un esquema de peine aprovechando las perpendiculares a la N-340 existentes y abriendo otras de nueva creación; definición de hito de acceso al núcleo mediante el diseño de una rotonda de entrada con tratamiento singular en el acceso occidental (S.L. TOR-1); obtención de dos solares para aparcamientos subterráneos y en superficie apoyados en el anterior esquema, definidas en la AA TOR 5 y procedente d cesión de la UE TOR-10; construcción de obras de abrigo y protección en la playa de Torrenueva que eviten la pérdida del árido; continuación de paseo marítimo hasta extremo oriental de la playa (A.M.U. T-1) y ex novo frente a las nuevas ampliaciones de suelo urbanizable; construcción de paseo marítimo de carácter rural a lo largo de la playa de las Azucenas; ocupación de la mitad oriental de la ladera sur del Maraute con usos residenciales y equipamientos (S.U.S. TOR-1) y consolidación de la mitad occidental como parque arqueológico (S.G. TOR-EL1); creación de pantallas de protección ambiental en los extremos nororiental y occidental del núcleo que hagan de barrera efectiva entre los suelos residencial y rural (U.E. TOR-4 y U.E. TOR-11); transformación de la N-340 en bulevar y conjunto de espacios libres (A.M.U. T-2) dada su situación de espina dorsal; apertura de la calle Real tanto a la N-340 como a la acera del Mar a través del trazado de una nueva calle (U.E. TOR-9 y A.A. TOR-6) y corrección de fondos de saco en el casco antiguo (A.A. TOR-4 ).

 

Dotaciones

Obtención de edificio singular para equipamiento socio cultural entre la N-340 y la acera del Mar (S.L. TOR-3); obtención de suelo para equipamientos cívico-social (U.E. TOR-8) que complementan al suelo ya obtenido con la cesión de la UAA TOR 11 en curso de ejecución; obtención de suelo para equipamientos deportivos (U.E. TOR-7 y S.L. TOR-2); obtención de suelo para equipamiento ferial (U.E. TOR-11); calificación de suelo para uso terciario (UE TOR-1-gasolinera-, U.E. TOR-2-recreativo- y U.E. TOR-3-comercial); clasificación de suelo urbanizable sectorizado en la ladera del Maraute para uso residencial (S.U.S. TOR-1) y; clasificación de suelo urbanizable sectorizado en la playa, a poniente de la rambla de Villanueva, para usos terciarios, residencial y hotelero (S.U.S. TOR-2 ).

 

Espacios Libres

El sistema de espacios libres se configura a partir de los existentes completándolo con las nuevas propuestas contenidas en Actuaciones de Mejora Urbana, en Unidades de Ejecución, en Sistemas Locales y en Sistemas Generales.

Se compone de zonas verdes periféricas situadas en el acceso y salida del núcleo, un Parque Arqueológico al norte, espacio libre en el extremo sureste donde se ubica el Recinto Ferial, espacio libre lineal al suroeste que enlaza con el Paseo Marítimo y, espacios intermedios, tipo plaza como: Plaza Torre del Vigia, Plaza San Juan de la Cruz, Plaza Cta. Almería, Plaza c/ Najas y Plaza Moraga; Así como los generados con el desarrollo de las unidades de ejecución previstas.

El sistema de espacios libres así configurado justifica los estándares mínimos establecidos por la legislación vigente, fijados en una dotación mínima de 5m2 por habitante, o traducido a número de viviendas, considerando una ocupación media de viviendas de 3,6 habitantes (según la ratio comúnmente aceptada) de 18 m2 por vivienda, coincidente con la dotación determinada en el Reglamento de Planeamiento.

Viviendas
Existentes En tramite (UE) Nueva creación (UE) Total
4148 40 867 5055

 

 

Superficie Espacios libres
Existentes N. creación (AMU) N. creación (UE) N. creación (SL) N. creación (SG) Total
6745 26219 34068 2325 26166 95523

 

Figuras de Gestión

La materialización de este modelo urbano se va a llevar a cabo mediante el desarrollo de las siguientes Figuras de Gestión: 3 Sistemas Locales que contemplan una obtención de suelo de 4594 m2 destinados a la consecución de suelo y urbanización del acceso occidental al núcleo, un solar para campo de fútbol y otro para equipamiento socio cultural; 2 Sistemas Generales que suman una obtención de suelo de 71.631 m2 destinados a la obtención de la vía de ronda norte y el parque arqueológico; 2 Sectores de Suelo Urbanizable sectorizado con una superficie total de 176.455 m2 sobre la que se desarrollará un programa de 447 viviendas -de las que al menos el 30% se destinará a viviendas de protección pública- y unas 100 plazas hoteleras, que canalizarán el futuro crecimiento urbano sobre la ladera del Maraute y el frente a la playa de las Azucenas; 11 Unidades de Ejecución con una superficie total de 9144.353m2 sobre las que se desarrollará un programa de 867 viviendas que terminarán de configurar el suelo urbano actual confiriéndole una mejor estructura y unos límites precisos obteniéndose equipamientos en la actualidad necesarios; 6 Actuaciones Aisladas, que afectan a una superficie de 2169 m2 destinados a la obtención de suelo que mejore la trama urbana y4 Actuaciones de Mejora Urbana, que afectan a una superficie de 77.135 m2, encaminadas a la regeneración del paisaje y la estructura urbana.

Junto a las medidas anteriores se propone la elaboración de un Plan Especial de recuperación del casco histórico de Torrenueva para potenciar su puesta en valor.